¿Cómo aprobar una derrama en las comunidades de vecinos?
29 de diciembre de 2021

Como está afectando la elevación de precios en los consumos energéticos de la comunidades de vecinos.

La escalada de precios en los consumos de luz, y gas afecta en las comunidades de propietarios en función de los elementos comunes y servicios de los que disponga y que generen un gasto como son el  ascensor, montacargas, garajes, sistemas de apertura automática, los sistemas de bombeo y recirculación en los edificios que disponen de los servicios centralizados de calefacción, agua caliente y/o refrigeración.

            Asi como el encendido de las calefacciones ha puesto en apuros económicos a más de una comunidad de vecinos que trata de cuadrar sus gastos en esta empinada cuesta de enero. Los precios disparados de la energía en los últimos meses, que han llevado la inflación al 6,7%, se han reflejado en las facturas de noviembre

No solamente el incremento de la luz sino también el del precio del gas está suponiendo un «quebranto» para la economía de las comunidades de propietarios con calefacción centralizada, puesto que no tenían contemplado en sus presupuestos anuales estas subidas de precio y han tenido que realizar derramas para hacer frente a dicho gasto

La forma más adecuada ante una situación sobrevenida por parte de los administradores de fincas que nos encontramos en esta situación para gestionar estos pagos, sería a través de derramas que habría que aprobar en una junta de vecinos, unas reuniones que se han ‘congelado’ en el tiempo debido a la pandemia, dificultades para llevarlas a cabo de forma presencial pero estas derramas van a ser necesarias e informar de ellas para hacer frente a las mismas.

Una posible solución para mitigar las consecuencias afectada por esta escalada es negociar aplazamientos con las compañías para que la factura de la comunidad no eche por tierra los presupuestos de los particulares, y solicitar a las comercializadoras revisen las potencias contratadas, y adecuar la potencia que ahora tienen contratada a sus necesidades.

Las comunidades en el mercado regulado se llevarán la peor parte a corto plazo, pero los expertos sostienen que, a medida que lleguen los vencimientos de los contratos en el mercado libre, éstos también se verán afectados.

Los expertos advierten de subidas de entre el 80 y 200% en las facturas de la luz mientras la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calcula que la aplicación de las medidas aprobadas por el Gobierno para contener la escalada en el recibo supondrá una rebaja de entre el 28% y el 33% si los precios se mantienen en los valores registrados entre junio y septiembre. No parece que el ‘colchón’ del Gobierno vaya a ser suficiente para amortiguar el golpe de las ‘dos’ facturas eléctricas que reciben los españoles.

La nueva tarificación en los consumos, está motivando cambios en los hábitos de consumo de los hogares, Los propietarios tienen algunas herramientas para reducir el gasto en su edificio, aunque no es sencillo controlar el uso de los elementos comunes.

Hay muchos elementos que no se pueden controlar, y que, sin embargo, se utilizan diariamente, como el ascensor, la puerta automática del garaje, los equipos eléctricos de instalaciones de producción térmica, la depuradora de la piscina… Servicios que pueden llegar a engordar la factura de la luz y, en consecuencia, la cuota que debe abonar cada vecino

Para aminorar estos gastos existen comunidades, normalmente de gran tamaño y con un número elevado de elementos, que buscan optimizar el rendimiento energético de sus instalaciones, y deciden contratar un estudio o una auditoría energética para tener un  conocimiento real y justificado del consumo real del edificio, algo que ahora, con el cambio de tarificación eléctrica, es más importante que nunca.

Sabiendo cuánta energía se consume y en qué momento, se puede determinar su coste real y plantear posibles modificaciones (por ejemplo, de potencia contratada en los distintos periodos o de desplazamiento de consumos a otros horarios), que producen a las comunidades ahorros directos sin tener que invertir en obras ni reformas. Con un simple cambio de horario se pueden conseguir ahorros si se realiza por la noche así como en verano el funcionamiento de la depuradora de la piscina…etc. También hay soluciones para otros elementos en los que es necesaria su utilización en horas muy concretas, como es el caso de la puerta del garaje:

Algunos edificios de viviendas, normalmente con potencia eléctrica superior a 15 kwh, tienen instalado un maxímetro. Con los maxímetros se puede contratar un menor término de potencia, gasto fijo que es parte importante de la factura de la luz. Pero hay que tener cuidado porque si se está superando constantemente esa potencia máxima contratada al final se terminará pagando más que si no se tienen estos aparatos”.

Por tanto se recomienda que las comunidades de propietarios, revisen las potencias contratadas y adecuar la potencia que ahora tienen contratada a sus necesidades, ya que todos los elementos que consumen energía son más eficientes que los instalados hace años. Para cambiar la potencia basta con que la comunidad lo solicite a su comercializadora, quien deberá realizar el trámite normalmente sin ningún coste adicional.

Si bien el aumento del precio de la electricidad impacta negativamente en las comunidades de propietarios, el mayor problema está en el incremento en el gas, que lleva a “una situación económica límite a las comunidades de propietarios que van a tener que establecer derramas extraordinarias para poder hacer frente a estos importes”.

El Colectivo Profesional de Administradores de Fincas ha solicitado al Gobierno abaratar la luz y el gas para las comunidades de propietarios, flexibilizar los pagos, y que las comunidades de propietarios puedan acogerse al mercado regulado del gas, ya que hasta el momento, las comunidades de vecinos son consideradas como grandes consumidores, por lo que se les aplica la tarifa del mercado libre, y la aplicación de las medidas fiscales recogidas en el Real Decreto-ley 29/21, de 21 de diciembre, que prorroga hasta el 30 de abril de 2022 la rebaja de impuestos incluidos en la factura de la electricidad para los ciudadanos, y flexibiliza, para los consumidores industriales de gas, la posibilidad de poder cambiar de tarifa o suspender sus contratos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − cinco =